Conoce las claves para el mantenimiento de equipos de alimentación

Restaurantes, hoteles, fabricantes e incluso bodegas y discotecas. Todos ellos acumulan horas y horas de trabajo con alimentos y bebidas. En estos espacios se pueden generar múltiples situaciones, desde metales que se oxidan a pinturas que pierden resistencia o residuos orgánicos. El contacto frecuente de los productos comestibles con distintas superficies hace que su cuidado resulte especialmente importante. Y no sólo por cuestión de salud e higiene, también por motivos productivos. Por eso el mantenimiento óptimo de los equipos y herramientas de trabajo no es una mera opción de mejora, es una apuesta estratégica.

Beneficios de un buen mantenimiento alimentario

Contar con un montaje y mantenimiento excelente va a hacer mejor la empresa, el producto y la satisfacción del consumidor, pero veamos algunos aspectos más concretos de lo que vamos conseguir.

Salud e higiene

Esta es la razón primordial. Hay que cumplir con los estándares de calidad requeridos y ofrecer las máximas garantías. Imprescindible para generar productos ‘premium’ pero también para evitar perjuicios que podrían hasta hundir el proyecto.

Ahorro en los costes

Por un lado, parar o demorar la producción puede implicar directamente pérdidas económicas. Pero además debemos contemplar los costes del personal del mantenimiento, así como las piezas de recambio. Apostar por la calidad es ahorrar.

Ciclo de vida de los equipos

La duración de la maquinaria y las herramientas depende del equipo y de cómo lo utilizamos, pero también de cómo lo cuidamos. Un mantenimiento adecuado alargará su vida y nos facilitará la producción.

Velocidad de trabajo

Una mala lubricación o un bajo rendimiento pueden hacernos perder tiempo. Un mantenimiento eficaz es sinónimo de mejor rendimiento.

Características de productos para alimentación

Evidentemente, según el caso tenemos unas necesidades u otras. Pero hay una serie de particularidades que deben cumplir nuestros productos.

Por ejemplo, el olor de los componentes que entran en contacto con el producto es clave para mantener intactas sus características. Asimismo, debemos asegurarnos que existe alta compatibilidad entre los materiales que conforman nuestros equipos con los alimentos que entrarán en contacto. En algunos casos hay que añadir aspectos como la alta resistencia al calor o que nuestros productos de limpieza y mantenimiento sean biodegradables.

Certificados para productos alimentarios

Para estar completamente seguros que nuestros productos son los adecuados existen una serie de certificados. Presentamos los dos más destacados:

NSF: el registro internacional que garantiza que el producto puede ser usado sin ningún tipo de riesgo. Los productos con el logo NSF están registrados por el National Science Foundation. La entidad está especializada en normas y protocolos sanitarios para hostelería y alimentación. Introduciendo la palabra Würth en su página web (LINK) encontramos todos los productos Würth que están certificados con este sello.

ANSI: es una organización trabaja  en el desarrollo de estándares para productos, servicios, procesos y sistemas en los Estados Unidos. El American National Standards Institute coordina sus estándares con los de todo el mundo, de manera que se convierten en universales.

Conoce las normas específicas y las categorías NSF (LINK a article). https://www.wurth.es/blog/productos-nsf/

Productos Relacionados

CERA LUBRICANTE SLIDE WAX

Referencia: 0893550000

PARTS CLEANER LIQUID

Referencia: 0995000001